Este suceso ocurrió después de un temblor considerable en la misma zona el sábado, el cual resultó en al menos dos fallecidos y generó una advertencia de tsunami.

El temblor más reciente, parte de una serie de fuertes sacudidas en la región, ocurrió poco antes de las 04H00 locales (20H00 GMT del domingo) a una profundidad de 30 kilómetros y a unos 72 km al noreste del municipio de Hinatuan, en la isla de Mindanao.

A pesar de que el Instituto filipino de Sismología reportó el sismo con una magnitud de 6,7, aseguró que no existía riesgo de tsunami. Posteriormente, el USGS registró otro terremoto de magnitud 5,4 en la misma región, a 28 kilómetros al este de Aras-Asan, a una profundidad de 43 kilómetros.



Source link

Por oviedo