En estas zonas, la vuelta a clase puede retrasarse un poco más, detalló, pero la previsión es que la semana que viene empiece también de nuevo el curso para estos niños afectados por el seísmo, que dejó casi 3.000 muertos y más de 5.500 heridos.

El director de centros educativos del Ministerio de Educación para la provincia de Al Haouz -la más afectada, con 1.600 muertos-, Mohamed Zerrouki, indicó a EFE que en esta zona hay censados 30.000 alumnos en 240 centros, de los cuales 33 están completamente destruidos tras el seísmo.

Para realojarlos, se han dispuesto por ahora 150 tiendas que harán la función de escuelas, una solución provisional que se sustituirá luego por unidades prefrabricadas hasta que se reconstruyan los colegios.



Source link

Por oviedo