La familia de una joven futbolista caleña de 23 años que juega en el ASA Tel Aviv University SC, club femenino de la segunda ciudad más grande de Israel, se encuentra en medio de la angustia, zozobra e incertidumbre por el conflicto bélico que se desató el sábado pasado entre ese país y el movimiento islamista Hamás.






Source link

Por oviedo