Al revisar la embarcación, los militares encontraron 156 sacos que albergaban 1.690 bloques rectangulares de cocaína con forma de ladrillo envueltos en cinta de embalaje.

La tripulantes, que no justificaron el origen del cargamento y se acogieron al derecho de silencio, fueron detenidos por el personal naval y trasladados a Guayaquil, junto a la embarcación, cuatro motores fuera de borda, dos GPS, dos teléfonos satelitales, bidones de gasolina y el alijo incautado.



Source link

Por oviedo