El funcionario sostuvo que tras recibir atención médica, el menor fue dado de alta y se encuentra con cuidados en caso. “Este es un caso que nos llama a la reflexión en esta temporada de que ningún objeto que contenga pólvora es inofensivo y por el contrario son de mucho riesgo y aun los que se consideran inadecuadamente de bajo riesgo, como es el caso de las chispitas, también pueden producir lesiones en niños”.

Mendoza resaltó que las quemaduras por pólvora no solo registran afectaciones en la persona quemada, sino también en su familia y que además de las lesiones físicas también se dan las psicológicas.

“Se activó la ruta y se puso en conocimiento a la Secretaría de Gobierno, al ICBF, al defensor de familia y por ser menor de edad, los padres deben dar las explicaciones del caso. El llamado es a que no perdamos de vista a un niño ya que los tenemos que tener a máximo un metro de distancia”, señaló.



Source link

Por oviedo