Cuando suena la música, las caderas de Shakira cobran vida. Con una agilidad sorprendente y una conexión innata con el ritmo, sus movimientos son una sinfonía de sensualidad y energía y así lo ha dado a conocer en las últimas semanas interpretando con su cuerpo su reciente sencillo ‘Copa vacía’.






Source link

Por oviedo