«Se lució, Silvestre se lució». Un canto al unísono en medio de una ovación generalizada. Los corazones unificaron frecuencias y cantaron por más de cuatro horas ante una presentación inolvidable, para muchos; y una experiencia que además reactivó la economía de Valledupar, ante los muchos millones que se movieron por conciertos en dos noches. 



Source link

Por oviedo