Además, la pareja llenó un formulario de queja a la aerolínea Singapore Airlines, encargada del vuelo, exponiendo la incómoda situación que vivieron a causa de la flatulencia del canino.

Ante esto, la aerolínea ofreció disculpas a la pareja y unos cheques por 69 euros. No obstante, Warren y Gill Press se mostraron inconformes por la cantidad de dinero que la empresa les reconoció por el incidente.



Source link

Por oviedo